¿Qué pasa si un termostato no funciona bien?

No hay nada más incómodo que estar en una habitación cuya temperatura no es la adecuada. Y la molestia es peor si este inconveniente ocurre debido a un desperfecto en el funcionamiento  en los sistemas de aire acondicionado o calefacción que tengamos instalados en el lugar.

Esta sensación incómoda es la que ocurre cuando nuestros aparatos de control de la temperatura no están funcionando como deberían, avería que puede estar relacionada con un desperfecto en el termostato. Aunque puede ser una situación molesta, la forma de solucionarlo puede también llegar a ser bastante simple.

¿Qué es el termostato y cómo funciona?

Básicamente, un termostato es un aparato que se encarga de regular automáticamente la temperatura del aparato en el cual está instalado. Son usados en equipos industriales y automóviles para que ciertos componentes no se recalienten o enfríen a niveles en los cuales su funcionamiento se vea afectado.

En el caso que nos ocupa, los termostatos son los que se encargan de mantener la temperatura adecuada de los sistemas de aire acondicionado y de calefacción. En los termostatos digitales actuales, el usuario introduce un rango de temperatura aceptable y el aparato se encarga de controlar el sistema para que se mantenga siempre funcionando de la forma deseada.

Desperfectos más comunes en termostatos domésticos

Estos posibles desperfectos del termostato de nuestro hogar pueden tener varios orígenes, entre los cuales se pueden citar los siguientes:

¿Cómo se repara un termostato doméstico?

Por ser un aparato electrónico, muchas veces todo lo que un termostato necesita para funcionar bien es apagarse y encenderse de nuevo. Este reinicio refresca el sistema y puede hacer que funcione mejor. Pero siempre cabe la posibilidad de que esta simple operación no funcione y el problema sea un poco más serio.

Los problemas de cableado, que suelen ser una causa frecuente de este tipo de desperfectos, deben ser atendidos por técnicos especializados, ya que ellos disponen de herramientas capaces de determinar el estado del mismo, además de que saben como desconectarlo de forma correcta y segura.

El problema de las lecturas incorrectas puede tener una solución bastante simple. Es importante que el termostato se instale (en caso de que no sea inalámbrico), en una zona en la que reciba una temperatura aproximada a la media que se siente en toda la habitación. Si se coloca cerca de un horno, o algún aparato electrónico que genere calor, el termostato casi seguramente funcionará de forma errada.

Un termostato funcional y en buen estado no solo nos servirá para mantener el confort en nuestros espacios, también será de gran ayuda para ahorrar dinero en cuentas de energía eléctrica, ya que, al no funcionar correctamente, puede hacer que nuestros sistemas de control de la temperatura consuman mucha más energía de la que requieren.

Grillhouse
Artículos sobre Calefacción