¿Qué diferencia hay entre un convector y un radiador?

Cuando llega la época del año en la que las temperaturas bajan al máximo, los sistemas de calefacción se vuelven un tema imprescindible. Muchas veces nos vemos en la necesidad de renovarlos para hacerlos más eficientes, por lo que, ante tantas opciones que hay en el mercado, muchas dudas pueden surgir.

En esta oportunidad, trataremos las diferencias que hay entre los convectores y los radiadores. Como sus nombres lo indican, ambos aparatos se valen de distintas formas de distribución del calor (convección y radiación), para hacer su trabajo. Veamos entonces en qué se parecen y en qué difieren ambos sistemas de calefacción.

¿En qué consisten los convectores?

Un convector es una máquina que aplica calor al aire para calentarlo, cuando este circula directamente a través de una resistencia que, a su vez, ha sido calentada gracias a la corriente eléctrica. Cuando esto ocurre se da el proceso de convección, por lo que el aire caliente, más ligero, asciende y modifica la temperatura del lugar.

Son bastante prácticos, ya que suelen ser de pequeño tamaño. Esto los hace muy portátiles, pudiendo trasladarse fácilmente a varias estancias. No requieren instalación especial alguna, simplemente es cuestión de conectarlos a la toma de corriente.

Su funcionamiento le permite calentar estancias pequeñas en muy poco tiempo. El gran problema que tienen es que su consumo energético es muy alto, por lo que para calentar estancias más grandes puede resultar costoso e ineficiente.

¿En qué consisten los radiadores?

Los radiadores son aparatos que también funcionan con energía eléctrica, pero generando calor basados en un principio diferente. Cuando los conectamos a la energía eléctrica, esta hace que se caliente una resistencia que, en algunos casos, puede contener un líquido termoconductor.

Este líquido, que muchas veces se trata de una aceite especial, distribuye el calor de forma uniforme por toda la resistencia, por lo que el calor comienza a irradiarse desde ahí hasta el exterior. Su consumo de energía no es tan alto, por lo que pueden conectarse por largo tiempo.

La desventaja que tienen es que su efecto calefactor tarda un poco más en aparecer, en comparación a los convectores. Están recomendados para zonas en las que las temperaturas no sean muy bajas, por lo que la calefacción no tiene que ser tan potente.

¿Cuándo conviene la elección de un convector?

¿Cuándo conviene la elección de un radiador?

Como vemos, los radiadores y los convectores son equipos que, si bien funcionan según principios distintos, tienen características similares, pero, a la vez, diferencias que hacen que para decidir se tengan que tomar en cuenta las necesidades específicas de cada usuario y de cada espacio

Grillhouse
Artículos sobre Calefacción