¿Cuántas frigorías tiene que tener un aire acondicionado?

Los aires acondicionados son equipos que exigen condiciones especiales. Son aparatos de consumo energético muy alto, por lo que requieren de estudios y planificación muy minuciosos para que el uso sea eficiente.

Para esto es que contamos con la medida de las frigorías. Esta escala es utilizada por técnicos especializados para medir la potencia necesaria requerida por un aire acondicionado para absorber y neutralizar el calor en un espacio determinado.

Pero, ¿Cómo saber cuántas frigorías requiere un aire acondicionado para cumplir con su trabajo en una habitación, en una oficina o en una sala de convenciones?

¿Qué elementos deben ser tomados en cuenta para calcular las frigorías?

Este es un cálculo que debe ser hecho por técnicos especializados. Si bien existen criterios generales, solo un experto con las herramientas adecuadas puede llegar a la cifra exacta para optimizar al máximo el uso de los recursos. Una gran variedad de factores deben ser tomados en consideración para realizar esta tarea, entre los que se pueden enumerar:

Existe un criterio general que dice que la cantidad promedio debe ser de 100 frigorías por metro cuadrado. Esto es una referencia que sirve al público en general para orientarse en la búsqueda de aires acondicionados más apropiados según sea el espacio a refrigerar.

¿Es aplicable este criterio general?

Como hemos dicho, esta medida es referencial para el público. El cálculo exacto debe realizarse con conocimientos y herramientas adecuadas, en manos de expertos. Estos realizan un análisis minucioso de cada espacio y con base en ello dan con la cifra exacta de frigorías necesarias para la absorción del calor.

Cualquiera de los criterios antes expuestos modifica en gran medida la media de 100 frigorías por metro cuadrado. Así, grandes ventanales de vidrio orientados directamente al sol hacen que una habitación pueda ser especialmente calurosa a una determinada hora del día. Más de lo que sería con ventanas pequeñas orientadas en el eje norte-sur, por ejemplo.

¿Es esta la única forma de calcular las frigorías?

Algunos expertos en la materia prefieren el cálculo basado en los metros cúbicos de la habitación a refrigerar. Para este cálculo es necesario determinar la extensión del recinto en esta unidad de medida, con esta sencilla operación: multiplicar la extensión en metros cuadrados por la altura. De esta forma, si un lugar tiene 20 metros cuadrados y una altura de 5 metros tendría entonces 100 metros cúbicos de espacio.

Una vez que se tiene esta cifra, para determinar la cantidad de frigorías necesarias se debe multiplicar la misma por 50. En el caso de este ejemplo, un aire acondicionado necesitaría de 5000 frigorías para absorber debidamente el calor y refrigerar de forma eficiente todo el espacio.

¿Cómo se traduce esto en energía?

Una frigoría equivale a 1,163 W. Traducir una determinada cantidad de frigorías es tan sencillo como multiplicar la cantidad por esta cifra en vatios y luego hacer la conversión a kW. De esta forma, un aire de 5000 frigorías requiere 5,815 W, o, lo que es lo mismo 5,8 kW.

Gracias a este conocimiento podremos configurar espacios y sistemas mucho más eficientes económicamente y más conscientes en su uso de los recursos energéticos y, en última instancia, de su impacto en el medio ambiente.

Grillhouse
Artículos sobre Ventilación