¿Cómo calcular el peso máximo de una piscina para la terraza?

La instalación de piscinas en terrazas es un tema que genera amplias discusiones. La llegada del verano, las olas de calor y el confinamiento hacen que las personas deseen a toda costa darse un buen chapuzón. Y si es en su propia casa, mucho mejor. Esto, sin embargo, puede traer ciertos problemas si los planes son muy ambiciosos.

Lo que se recomienda, en todo caso, es que el peso de la piscina portátil llena no exceda el peso para el cual está diseñada la terraza. Si esto ocurre, como es de imaginarse, pueden ocurrir graves daños en la estructura, por no mencionar el peligro que representa para la seguridad de las personas.

Razones para tener cuidado

El principal problema de esto es que la gente tiende a subestimar el peso del agua. Por ejemplo, una piscina portátil promedio, con una capacidad para unos 3600 litros llena a un 90 % de su capacidad, puede llegar a pesar nada menos que 3,5 toneladas, si tenemos en cuenta la correspondencia aproximada de 1 kilogramo por litro de agua.

Si este tonelaje lo colocamos sobre una superficie de 7 metros cuadrados, tenemos casi media tonelada por metro cuadrado, lo cual no hace falta decir que es de un impacto importante para cualquier estructura que no esté diseñada para llevar semejante peso.

¿Qué dice el marco legal?

Al respecto, el Código Técnico de Edificación establece que para una terraza en un edificio de viviendas la sobrecarga máxima no puede pasar de 200 kilogramos por metro cuadrado. Esto quiere decir que, con la piscina promedio del ejemplo, estamos cargando la estructura con el doble para lo que fue diseñada.

¿Y los coeficientes de seguridad?

Un coeficiente de seguridad es un margen que se le da a la estructura para soportar más carga. Es como una especie de margen en el que los materiales de construcción pueden comportarse mejor que lo esperado.

El problema con estos coeficientes es que no son muy extensos (como para soportar el doble de la carga) y tampoco tienen en cuenta detalles tales como la fatiga de las estructuras, posibles errores mínimos en la construcción o pérdidas en general de la capacidad para aguantar debido al tiempo y al deterioro.

¿Existe un modo seguro de colocar una piscina en una terraza?

A la luz de lo que hemos expuesto acá, una piscina portátil podría instalarse en una terraza solo si no excede la sobrecarga máxima por metro cuadrado de la estructura donde se va a ubicar. Y, teniendo en cuenta lo que dice la ley, este peso no puede exceder los 200 kilos por metro cuadrado.

Esto representa un problema, ya que nos dejaría únicamente la opción de las piscinas para bebés, llenas solo a un palmo de su capacidad. Sin tener en cuenta, además, el peso de las personas que estarían dentro de ella.

Como conclusión, lo que se puede decir es que, aunque existen herramientas para sacar el peso máximo que debe tener una piscina portátil para ser colocada en una terraza, esto no es una buena idea, ya que si se excede este peso (que representa en realidad muy poca agua) los riesgos de accidentes y lesiones severas son muy elevados.

Grillhouse
Artículos sobre Casa