¿Cuáles son los tipos de termostato?

Uno de los factores que más se tienen en consideración cuando se habla de la comodidad de un espacio es la temperatura. La capacidad que tenemos de controlarla, gracias a la tecnología, hace que podamos tener la cantidad de calor o frío que deseemos en todo momento.

La herramienta indicada para conseguir la temperatura perfecta de una habitación es el termostato. Gracias a él podemos controlar con precisión cualquier fuente de frío o de calor para así conseguir el efecto deseado. Existen varios tipos de termostato, con usos y especificaciones diferentes. A continuación, describiremos algunos de ellos.

¿Qué es un termostato?

Un termostato es un aparato que funciona basado en dos criterios: la temperatura que detecta en el lugar en el que está instalado y la temperatura deseada que el usuario introduce y de la cual el aparato, al regularla, no debería bajar o subir, según sea el caso.

Un termostato se puede conectar a un aire acondicionado o a una calefacción. Con esto, el usuario puede controlar completamente el funcionamiento del aparato, obteniendo siempre la temperatura deseada sin importar las variaciones que puedan producirse naturalmente.

Con los datos que se introducen en su memoria, el termostato se encarga automáticamente de regular la temperatura de la habitación. De esta forma, si la temperatura sube, por ejemplo, automáticamente la bajará a una más agradable de acuerdo a los parámetros establecidos por el usuario.

¿Qué tipos de termostato existen?

En el mercado podemos encontrar varios tipos de termostatos. Es muy importante que los conozcas todos para que te hagas una idea de cuál es el que debes adquirir. Los tipos de termostato disponibles en el mercado son:

Termostatos análogos

Este tipo de termostatos permiten configurar solo dos temperaturas: una para la noche y otra para el día. Ellos son sensibles a los cambios de temperatura de la casa debido al aumento o disminución de la cantidad de personas que se encuentran en el lugar, además del encendido/apagado de la chimenea, cocina u horno.

Termostatos digitales

Estos termostatos son de fácil uso e instalación y son más precisos que los análogos. Poseen una pantalla de cristal líquido donde muestran la temperatura que deseas y la que actualmente tenemos. Este tipo de termostato tiene un costo un poco más elevado que los análogos, que son los más económicos de la lista.

Termostatos programables

Son aquellos que permiten la programación del encendido y apagado de la calefacción por un período de semanas, hasta un mes permitiendo el ahorro de energía.

Termostatos inalámbricos

Los termostatos de este tipo brindan la posibilidad de diferenciar la temperatura de las habitaciones de forma simultánea. Al igual que los programables, poseen una pantalla digital.

Los termostatos inalámbricos son ideales para gestionar sistemas de calefacción independientes.

Termostatos inteligentes con wifi

Los termostatos inteligentes con wifi son los más costosos de la lista. A través de tu smartphone o de tu tablet es posible que gestiones la temperatura de tu casa. De la misma manera, a través de la geolocalización, es posible que lo programes para que detecte tu ubicación y, cuando estés cerca de la casa, active la calefacción para que esté caliente para cuando llegues.

Termostatos modulantes

Los termostatos modulares te brindan el máximo ahorro de todos los modelos que hemos visto en la lista. Pueden modificar la potencia de la calefacción dependiendo de la temperatura existente en el lugar. Ellos tienen un costo más elevado que cualquier otro termostato pero vale la pena por el ahorro energético que proporcionan.

Como vimos, podemos encontrar una gran variedad de termostatos, cada uno con sus características propias y sus grandes potencialidades.

Si queremos que nuestra casa sea un lugar agradable en todas las épocas del año, tenemos el deber de conocer los detalles, trucos y recomendaciones de los expertos para sacarle el máximo provecho a tu calefacción.

¿Por qué es útil la instalación de un termostato?

Como suele ser en estos casos, no es solo un asunto de comodidad. Si bien es muy agradable contar siempre con una temperatura adecuada en el lugar en el que vivimos o trabajamos, la utilidad más importante de un termostato tiene que ver con el ahorro y el uso racional de los recursos.

Al disfrutar siempre de la temperatura correcta también estaremos ahorrando dinero en la cuenta de la electricidad y, además, reduciremos en cierta medida el impacto que el consumo de energía de nuestro hogar tiene en el medio ambiente. Este es un aspecto que, aunque es difícil de ver en lo inmediato, es uno de los más importantes a tener en consideración.

Es importante siempre tomar conciencia de cómo las acciones y las decisiones que tomamos en nuestros hogares tienen influencia en lo que nos rodea. Seleccionar el mejor termostato y conocer su funcionamiento es vital para el cuidado de nuestra economía y para el planeta, por lo que este es un asunto que no debe ser tomado a la ligera.

Grillhouse
Artículos sobre Calefacción